Posteado por: BioCells | septiembre 9, 2011

Historia de la Transfusión Sanguínea, IV entrega. Por el Dr. Claudio Dufour.

Uso de las Células Madres en Trasplante

La Hematología y las Enfermedades de la Sangre 

¿Qué es un trasplante de médula ósea?

Un trasplante de médula ósea es una terapia especial para pacientes que tienen cáncer u otras enfermedades que afectan a la médula ósea. Un trasplante de médula ósea consiste en tomar células que normalmente se encuentran en la médula ósea (células madre), filtrarlas y devolvérselas al paciente o a otra persona. El objetivo del trasplante de médula ósea es la transfusión de células sanas de la médula ósea a una persona después de que se ha eliminado su propia médula ósea enferma.

El trasplante de médula ósea aún no es una terapia de tratamiento estándar, pero se ha utilizado con éxito desde 1968 para tratar enfermedades como las leucemias, los linfomas, la anemia aplásica, los trastornos de inmunodeficiencia y algunos cánceres con tumores sólidos.

¿Qué es la médula ósea?

La médula ósea es el tejido esponjoso y blando que se encuentra dentro de los huesos. Es el medio para el desarrollo y almacenamiento de alrededor del 95 por ciento de las células sanguíneas del cuerpo.

Las células sanguíneas que producen otras células sanguíneas se llaman células madre. La más primitiva de las células madre se denomina la célula madre pluripotente, que es diferente del resto de las células sanguíneas en cuanto a las siguientes propiedades:

  • Renovación – es capaz de reproducir otra célula idéntica a sí misma.
  • Diferenciación – es capaz de generar una o más subseries de células maduras.

En un trasplante de médula ósea se necesitan las células madre.

¿Por qué es necesario un trasplante de médula ósea?

El objetivo de un trasplante de médula ósea es curar muchas enfermedades y tipos de cáncer. Cuando la médula de una persona se daña o se destruye como consecuencia de una enfermedad o tratamientos intensos de radioterapia o quimioterapia para el cáncer, puede ser necesario un trasplante de médula ósea.

Un trasplante de médula ósea puede utilizarse para:

  • Sustituir una médula ósea enferma que no funciona por una médula ósea sana y funcional (para condiciones como la leucemia, la anemia aplásica y la anemia drepanocítica o de células falciformes).
  • Sustituir la médula ósea y restaurar su función normal después de que se hayan administrado altas dosis de quimioterapia o radioterapia para tratar un cáncer. Este proceso a menudo se denomina “de rescate” (para enfermedades como el linfoma, el neuroblastoma y el cáncer del seno), base terapéutica denominado Trasplante autólogo (del propio paciente).
  • Sustituir la médula ósea por una médula ósea funcional y sana genéticamente para prevenir más daño como consecuencia de una enfermedad genética (tal como el síndrome de Hurler y la adrenoleucodistrofia).

¿Cuáles son algunas de las enfermedades que pueden beneficiarse de un trasplante de médula ósea?

Las siguientes enfermedades son las que normalmente se benefician de un trasplante de médula ósea:

  • Leucemias.
  • Anemia aplásica grave.
  • Linfomas.
  • Mieloma múltiple.
  • Enfermedades de inmunodeficiencia.
  • Cánceres con tumores sólidos, como el cáncer del seno o de ovarios.

Sin embargo, los pacientes experimentan las enfermedades de forma diferente, y puede que un trasplante de médula ósea no sea apropiado para todas las personas que padecen estas enfermedades.

¿Cuáles son los diferentes tipos de trasplantes de médula ósea?

Existen tipos diferentes de trasplantes de médula ósea dependiendo de quién sea el donante. Los diferentes tipos de trasplante de médula ósea incluyen los siguientes:

  • Trasplante autólogo de médula ósea
    El donante es el mismo paciente. Las células madre se obtienen del paciente ya sea recogiéndolas de la médula ósea o por aféresis (células madre de la sangre periférica), y luego volviendo a dárselas al paciente después de un tratamiento intensivo. A menudo el término “rescate” se utiliza en vez de “trasplante”.
  • Trasplante alogénico de médula ósea
    El donante tiene el mismo tipo genético que el paciente. Las células madre se toman por extracción de la médula ósea o por aféresis (células madre de la sangre periférica) de un donante que coincide genéticamente, normalmente un hermano o hermana. Otros donantes para los trasplantes alogénicos de médula ósea incluyen los siguientes:
    • El padre o la madre – hay una coincidencia haploide-idéntica cuando el donante es un progenitor y la coincidencia genética es idéntica al receptor en al menos el cincuenta por ciento.
    • Un hermano gemelo – un trasplante singénico es un trasplante alogénico de un hermano gemelo. Se considera que los gemelos tienen una coincidencia genética completa para un trasplante de médula ósea.
    • Trasplante de médula ósea de desconocidos (donantes voluntarios y altruistas de bancos internacionales) – las células madre o de médula ósea coincidentes genéticamente son de un donante desconocido. Los donantes desconocidos se encuentran a través de los registros nacionales de médula ósea.
  • Trasplante de sangre del cordón umbilical
    Las células madre se obtienen del cordón umbilical inmediatamente después del nacimiento de un bebé. Estas células madre se reproducen en células sanguíneas funcionales y maduras de forma más rápida y eficaz que las células madre extraídas de la médula ósea de otro niño o adulto. Las células madre son examinadas, clasificadas, contadas y congeladas hasta que estén listas para ser trasplantadas.

¿Cómo coinciden un donante y un receptor?

La coincidencia consiste en tipificar el antígeno leucocitario humano (su sigla en inglés es HLA). Los antígenos de la superficie de estos glóbulos blancos especiales determinan la composición genética del sistema inmunológico de una persona. Existen al menos 100 antígenos HLA; sin embargo, se cree que hay unos cuantos antígenos principales que determinan si un donante y un receptor coinciden. Los otros se consideran “menores” y su efecto en un trasplante exitoso no está tan bien definido.

Los investigadores están todavía estudiando el papel que todos los antígenos juegan en el proceso del trasplante de médula ósea. Cuanto más antígenos coincidan, mejor es el injerto de la médula donada. El injerto de las células madre se produce cuando las células donadas van hacia la médula y empiezan a producir nuevas células sanguíneas.

¿Cómo se recolectan las células madre?

Un trasplante de médula ósea se realiza transfiriendo células madre de una persona a otra. Las células madre pueden recolectarse de las células que circulan en la sangre (el sistema periférico) o de la médula ósea.

  • Las células madre de la sangre periférica se recolectan por aféresis, un proceso en el cual el donante es conectado a una máquina especial que separa las células mediante una aguja introducida en la vena. La sangre se extrae de una vena y circula por la máquina que retira las células madre, y se le devuelven la sangre y el plasma restantes al donante a través de otra aguja introducida en el brazo opuesto.

Pueden necesitarse varias sesiones para recolectar suficientes células madre con el fin de asegurar las probabilidades de éxito del injerto en el receptor. Puede administrársele un medicamento al donante durante aproximadamente una semana antes de la aféresis, el cual estimulará la médula ósea para que aumente la producción de nuevas células madre. Estas nuevas células madre saldrán de la médula y entrarán en el sistema de sangre periférica o circulante.

En los casos de trasplante autólogo, las células madre  se conservan en tanques de nitrógeno líquido hasta el momento de ser requeridas para el trasplante

  • Recolección de la médula ósea: La recolección de médula ósea consiste en recolectar células madre con una aguja colocada en el centro blando de la médula ósea. La mayoría de los puntos utilizados para obtener médula ósea están situados en los huesos de la cadera y el esternón. El procedimiento se realiza en el quirófano. Se anestesiará al donante durante el proceso y no sentirá la aguja. Durante la recuperación, el donante puede experimentar algún dolor en las zonas donde se introdujo la aguja. Si el donante es el mismo paciente, se llama un trasplante autólogo de médula ósea. Si se planea un trasplante autólogo, se recolectarán previamente las células madre de la sangre periférica (aféresis) o de la médula ósea, se contarán, se examinarán y se prepararán para su infusión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: