Posteado por: BioCells | septiembre 30, 2011

Células Madre “Los Comodines de la Vida”, Parte II. Por el Dr. Miguel Ángel Sorrentino. Director Médico de BioCells

Bancos de Células Madre

Teniendo en cuenta la difusión de esta modalidad terapéutica y en virtud a los mejores resultados obtenidos en los pacientes que recibían TPH comparados con aquellos  que no lo recibían   comenzaron a aparecer, nuevas dificultades, entre las cuales se encontraba la ausencia de donantes compatibles desde el punto de vista del HLA.

Para aquellos enfermos que no tienen donantes entre los miembros de su grupo familiar, los resultados de TPH no relacionado a partir de células madre proveniente de donantes voluntarios, o células almacenadas en bancos han permitiendo establecer  motivos para  su creación en el escenario del trasplante alogénico.

Se parte del hecho de que sólo el 25% de los pacientes que requiere un trasplante alogénico cuenta con un donante familiar idéntico. Para el 75% restante es necesario acudir a los datos almacenados en registros internacionales con donantes voluntarios. En la actualidad la red mundial de estos donantes supera los 12.000.000 de personas.

Los datos publicados por los registros Nacionales e Internacionales dan a cuenta que desde la creación de los bancos de almacenamientos de datos hasta la fecha ya se han realizados miles de TPH con donantes compatibles no emparentado  con resultados aceptables, pudiéndose así  manejar enfermedades de muy mal pronóstico.

El avance científico en el conocimiento de las células madre permitió su identificación con mayor precisión  estableciéndose otras fuentes de obtención celular como por ejemplo el Cordón umbilical.

Si bien existe una comunicación de los años setenta sobre el uso del codón umbilical como fuente de progenitores, en realidad la primera experiencia fidelignamente documentada se produjo en 1988, cuando el grupo del Hospital Saint Louis de París, realizó con éxito el trasplante alogénico de un  niño afectado de anemia de Fanconi, utilizando la sangre del cordón umbilical de un hermano HLA idéntico.

A partir de ese momento se produjo un lento pero sostenido incremento de este tipo de trasplantes mostrando

algunas consideraciones que resultaron atractivas para instalar esta modalidad como fuente celular hematopoyética, fundamentalmente en la órbita de la pediatría. Entre ellas, que la sangre placentaria es un material de descarte, que se puede almacenar,  y que permite el acceso a un repositorio HLA diverso para aquellos pacientes que no tienen donantes entre sus familiares.

Los resultados de trasplante hematopoyético no relacionado a partir de unidades de cordón almacenadas  fueron reseñados en distintas oportunidades, permitiendo establecer algunas observaciones que motivaron la creación de bancos de unidades de sangre placentaria para su uso en el escenario del trasplante alogénico:

1. Dado la existencia  una fuerte carga étnica en la herencia de antígenos de histocompatibilidad, se  produce

un contraste que  desequilibra las posibilidades de encontrar donantes hematopoyéticos de acuerdo a la pertenencia a un determinado grupo. La mayoría de los donantes voluntarios corresponde al tipo caucásico. Las minorías étnicas presentes en el mundo desarrollado, y que de hecho son la mayoría en los países no desarrollados, tendrán una falta de representatividad en estos registros de donantes.

2. Las minorías étnicas del mundo occidental no desarrollado, por otra parte, tienen una tasa de natalidad elevada, esta situación posibilitaría la recolección de unidades de sangre placentaria que balancearían las posibilidades de encontrar donantes utilizando la sangre de cordón umbilical con este propósito, es decir, uso para trasplante alogénico.

El New York Blood Center tomó la iniciativa y fue el banco que lideró durante los primeros años la posibilidad de contar con un número adecuado de unidades. Hoy en día existe una red de bancos nacionales e internacionales, acreditados por normas de FACT (Federation of Accreditation in Cellular Therapy) y Netcord, que aseguran el acceso a un número creciente de unidades.

Los primeros trasplantes realizados con esta fuente de células hematopoyéticas permitieron observar que el implante hematopoyético se producía en forma más lenta, debido a un menor número menor de progenitores, que en el tradicional trasplante de médula ósea con donantes no relacionados familiarmente, sin que esto afectara la mortalidad comparando ambos tipos de procedimiento.

Al mismo tiempo quedó claro que la incidencia de Enfermedad de Injerto Contra Huésped, una de las complicaciones más graves del trasplante hematopoyético, era de menor frecuencia  cuando se utiliza células  provenientes del Cordón Umbilical, probablemente por el hecho de que las células responsables de este fenómeno, los linfocitos T, se encontraban libres de estímulos antigénicos en el momento de su recolección.

En años recientes este tipo de trasplante se probó en adultos con enfermedades hematológicas, y en grupos seleccionados de pacientes de acuerdo al peso en función del número de células, hubo resultados alentadores permitiendo seguir esta línea terapéutica.

Frente este escenario planteado los grupos familiares  tienen tres opciones disponibles:

Desechar la sangre del cordón umbilical, donarla al banco público, o guardarla en un banco para uso  familiar.

La sangre del cordón umbilical que ha sido recolectada para ser almacenada  en un banco, ya sea público o familiar, es congelada y puede ser usada para tratar muchas enfermedades.

Si es necesario, en trasplantes autólogo (cuando una persona recibe su propia sangre de cordón umbilical) o,

más comúnmente, trasplantes alogénico (cuando una persona recibe sangre de cordón umbilical donada por otra persona).

Tipos de bancos de almacenamiento de sangre de cordón umbilical

La sangre de cordón umbilical puede ser donada a un banco público para ser usada por cualquier persona que la necesite o almacenada en un banco de sangre de cordón umbilical familiar para el uso del donante (bebé) u otro miembro de la familia.

Donar la sangre del cordón umbilical y almacenarla para su uso es una decisión personal que cada persona debe hacer por si misma después de discutirlo en el seno familiar y  hacer su propia investigación.

 Bancos de sangre de cordón umbilical públicos

Actualmente, hay  bancos de sangre de cordón umbilical público dispuestos para recibir donaciones,   estos  bancos guardan y usan la sangre del cordón umbilical para trasplantes  ayudando a las personas con  enfermedades tratables con esta modalidad terapéutica,  o usando las células para investigación científica para aprender más sobre sus  posibles usos.

Los trasplantes son anónimos y no se da información sobre el donante o sus familiares como tampoco de  la persona que recibe las células madre del cordón.

La sangre de cordón umbilical donada se vuelve propiedad del banco y antes de ser aceptada para donación, se tendrá que llenar formularios con los requisitos necesarios donde conste entre otros antecedentes, la evaluación de posibles desórdenes genéticos y enfermedades contagiosas.

Bancos de sangre de cordón umbilical familiares

Se dispone actualmente de bancos de sangre de cordón umbilical familiares disponibles para las familias que desean almacenar la sangre del cordón umbilical de su bebé para su posible uso en el futuro.

Usando los bancos de sangre de cordón umbilical familiares, la familia controla el uso de la sangre del cordón umbilical. Los estudios muestran que hay menos complicaciones en las enfermedades y  mejores porcentajes de supervivencia cuando se trasplanta sangre del cordón umbilical de una fuente familiar.

No obstante, no hay garantía de que la sangre de cordón umbilical almacenada podrá usarse en todas las situaciones. Cuando se hace una decisión sobre bancos de sangre de cordón umbilical familiares, es importante preguntar cuánto es el total del costo, cuánta experiencia tiene el banco de sangre del cordón umbilical familiar en su almacenaje, y  cuánta es su experiencia en trasplante sangre de cordón umbilical,

El National Marrow Donor Program® (Programa Nacional de Donantes de Médula de los Estados Unidos)  aconseja que el médico especialista en trasplantes elija la fuente de células que sea más adecuada para cada caso, usando, las  propias células  del paciente  o las células de otra persona, en este último caso pueden ser  obtenidas de diferentes  fuentes como ya hemos visto.

La  decisión dependerá  del tipo de enfermedad y qué tan avanzada está, edad del paciente, el estado general de salud, la disponibilidad de un donante entre otras variables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: